TODA PROTECCIÓN ES POCA; LA CAMPANILLA GUARDIÁN

Todos sabemos que para salir con nuestra moto debemos protegernos. Casco, cazadora, guantes, botas y una larga lista de complementos nos acompañan regularmente. Seguridad activa, seguridad pasiva… ¿Dónde incluirías un amuleto de otro motero?. Quizás en una nueva categoría que podríamos llamar…¿seguridad espiritual? Sea como fuere, queremos traeros el origen de este curioso talismán que puede verse colgando en algunas motos (en su gran mayoría de estilo “custom”).

Aunque el paso del tiempo acaba distorsionando la historia original, todas hacen referencia a tres características principales: los duendes (Gremlins, espíritus o demonios), la campana y sobre todo… el compañerismo motero.

Moteros en ruta

Cuenta la leyenda…

que, hace muchos años, en una noche fría de diciembre, un solitario motero volvía a casa después de un largo viaje recogiendo juguetes para los niños y niñas del orfanato donde trabajaba. 

De pronto, sin previo aviso, al tomar una curva el motero sufrió un accidente que lo dejó malherido a varios metros de su moto. No fue mala suerte ni casualidad, al otro lado de la curva los “duendes del camino” lo estaban esperando colocando sus trampas sobre el asfalto.

Estos “duendes” malignos de la carretera tienen como principal propósito atacar a los moteros/as que las transitan. Se dedican a dejar obstáculos en el camino: trozos de neumático, clavos, restos de gasolina, ramas, hojas, etc. Son los principales culpables de la mayoría de los accidentes. 

Pero, en fin, sigamos con la historia… Nuestro querido motero de barba gris yacía en el suelo rodeado por un grupo de estos “duendes” malignos. Incapaz de moverse, los duendes se fueron acercando hacia él, cada vez más y más.

Entonces, inmovilizado en el arcén se dió cuenta de que una de sus alforjas, llena de juguetes, se había arrancado de su moto en el accidente y estaba a su lado. Estiró su brazo y comenzó a lanzar los objetos que traía en sus alforjas a los “duendes” que seguían acercándose. Finalmente, se quedó sin nada que lanzar, únicamente encontró una pequeña campana que comenzó a hacerla sonar, con la esperanza de asustar a los pequeños y malvados “duendes”.

Para su sorpresa, al escuchar el sonido de la campanilla, los “duendes” se detuvieron. Al darse cuenta, el motero siguió tocando la campanilla con todas sus fuerzas. 

Campana de @ivanicorider

Por suerte y casualidad, dos moteros que habían acampado no muy lejos de allí, escucharon con sorpresa el tintineo y decidieron acercarse al lugar.

Allí, encontraron al solitario motero al borde de la carretera, con los “duendes” demasiado cerca. Sin pensarlo un instante, la pareja procedió a  disuadir a los “duendes” hasta que el último se escurrió en la noche.

Como símbolo de agradecimiento, el solitario motero cortó dos pedazos de cuero de sus alforjas y ató una campanilla a cada uno. Enseguida las colocó en cada una de las motos, tan cerca de la carretera como le fue posible. Así, espantarían a los “duendes” del camino, como él había hecho y, en caso de ser atacados, podrían pedir ayuda a algún compañero/a de ruta haciéndola sonar.

Así nació la campana guardián, convirtiéndose en un amuleto en el mundo de los moteros/as. O al menos, eso es lo que cuenta la leyenda. Dicen, que su eficacia aumenta al ser regalada por otro compañero/a de ruta. 

 Ahora ya, cuando veas a un motero/a con una campana en su moto, sabrás que otro compañero/a de ruta le ha ofrecido lo más importante; “La protección para poder disfrutar de cada kilómetro con seguridad”.

@juancuetara y @dra_k_rider

Desde que comenzamos nuestra vida en las dos ruedas y gracias a nuestro amigo Kike (Little Red Devil), una campanilla guardián nos acompaña, pasando de moto a moto. Será porque creemos en ella, será porque hemos tenido suerte, será… sea como sea, a día de hoy, esas criaturas del asfalto no han conseguido derribarnos.

Nuestra campana guardián, regalo de Kike

Si como nosotros, tienes la suerte de que te regalan este amuleto protector y crees en su poder, colócalo lo más cerca posible de la carretera. Esperamos que te proteja tanto como a nosotros y puedas disfrutar de cada kilómetro.

¡NOS VEMOS EN LA CARRETERA!

Si te gusta... ¡comparte!

15 Respuestas

  1. Hey there! I could have sworn I’ve been to this blog before but after checking through some of the post I
    realized it’s new to me. Anyhow, I’m definitely happy I found it and I’ll be book-marking and checking back frequently!

    • Sentidomotero dice:

      We will wait for you! We remind you that if you don’t want to miss the news, subscribe to the email. See you soon.

  2. CBD for sale dice:

    Hurrah! After all I got a website from where I be able to
    truly take valuable facts regarding my study and knowledge.

  3. Jaro dice:

    Qué historia más guapa, no la conocía. Ni qué decir tiene que nadie me la ha regalado jajaja

  4. Little dice:

    No pesa, no rompe la aerodinámica, y lleva la amistad y la ilusión de quién la da. Y ésto último tampoco lastra….

  5. Fermin dice:

    Tengo que colocarla además quien me la regaló fue un cura y está bendecida

  6. Jose Luis Valdivieso dice:

    Yo también la llevo

  7. Salva dice:

    Cada vez que leo la fábula me pone la piel de gallina.
    Disfruto de la mia, que tambien pasara de Bambú a la siguiente conmigo.

    • Sentidomotero dice:

      Ya nos conoces, nosotros creemos en esa campanilla, por eso te la ofrecimos. Protección y cariño te acompañan en cada ruta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up
Abrir chat
¿Podemos ayudarte?

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Cerrar