UNA PAREJA EN SIDECAR

Las causalidades hicieron posible conocer a Mª Ángeles y Manuel. Bueno, las casualidades no…

Necesitábamos un sidecar y lo más importante, necesitábamos que sus propietarios quisiesen venir a Pamplona para que, por un día, los recuerdos se convirtiesen en hechos. Así fue como nuestros caminos se encontraron.

Sin conocernos, respondieron a nuestra petición y al instante se produjo la magia. Esta pareja que derrocha simpatía, cariño, cercanía, dispuesta a regalar momentos de felicidad con su inseparable sidecar, consiguió que la ilusión brillase en los ojos de muchos de nosotros.

Cuando has sido motero en acción y sigues siendo motero de corazón, volver a sentir el peso del casco y el aire en la cara se convierte en el mayor de tus sueños. Un sidecar necesario para volver a sentir esos recuerdos. Gracias por hacerlo posible, gracias por tanto. Así es como tuvimos el privilegio de conocer a Mª Ángeles y Manuel, una pareja que cautiva, una pareja que quieres seguir conociendo…

¿QUIÉNES SON Mª ÁNGELES Y MANUEL?

¡Hola a todos los amigos de Sentidomotero!, Somos Mª Ángeles y Manuel, los dos somos mañicos, trabajamos en Zaragoza y vivimos muy cerquita de la capital Aragonesa.

Yo (Manuel) voy en moto desde los 18 añitos (allá por 1989). Apasionado de las motos desde antes incluso, siempre he hecho viajes con motos de carretera y también off-road con varias motos de enduro y trail que he tenido.

Además de alguna moto tenemos en el garaje un par de sidecares (la “salsa” de esta entrevista, claro) una Ural rusa de 2011 que compramos nueva en su día, que incorpora tracción 2WD a la rueda del sidecar y que utilizamos para rutas off-road sobre todo, aunque no le hace ascos a viajes por carretera pero a su ritmo. De hecho al principio hicimos unos cuantos “grandes” (todo es relativo) viajes por carretera con ella.

Pero lo negro no es su entorno favorito, y por ello desde 2017 también tenemos en el garaje una BMW R1200GS de 2004 (de las primeras 1200) con un sidecar marca EZS (Holandés) que usamos más para hacer rutas por asfalto y grandes viajes aunque nos permite también hacer algún camino si está en buen estado, pero sin muchas florituras ya que no tiene marcha atrás y esto es un requisito imprescindible si te vas a meter en líos.

Como veis, nos gustan los grandes viajes por asfalto pero también nos gusta circular por lo marrón ya que te da acceso a zonas que de otra forma difícilmente vas a visitar o ver simplemente.

¡Hola! Soy Mª Ángeles, cuando me comentó Manuel que querían hacernos una entrevista como “grandes viajeros”, os aseguro que pensé “pero si no somos grandes viajeros”, tan solo hemos estado en media docena de países. Siempre me han gustado mucho las motos, aunque por diversos avatares, la primera moto que tuve no fue hasta los 25 años, al poco de conocer a Manuel, y ese año cayeron 50.000 kilómetros juntos.

Nunca en mi vida me hubiera podido imaginar que con mi 1,55m podía llegar a llevar una trail de 1200, sí, ya sé que es con la ayuda de un sidecar ;). En carretera tuve una naked 750 de 220 kg, aunque reconozco que en parado era un problema y mi actual GS500 es más manejable. De trail llevo una Dominator 250, a la que llamo mi “mini-Domi”, porque está rebajada hasta parecer casi una pocket bike.

Tenía muy claro que quería una moto en mi vida desde siempre y tuve la suerte de juntarme con un Motero (con mayúscula), ahora, nuestra vida está llena de motos, las usamos para ir al trabajo, viajar, comprar… No puedo imaginarme sin ellas ya que me sentiría vacía.

Desde que voy en moto, soy más feliz.

CUÁNDO Y POR QUÉ EMPEZASTEIS EN EL MUNDO DEL SIDECAR

Pues como he puesto un poco más arriba fue en 2011 cuando nos decidimos a comprar una Ural rusa con sidecar. Desde los años 90 viajamos juntos en moto y en estos recorridos por Europa, especialmente en Francia, donde asistimos a concentraciones, veíamos sidecares y nos llamaban mucho la atención.

Yo (Manuel) siempre he hecho moto de carretera y de campo y la posibilidad de hacer campo en sidecar me llamaba mucho la atención ya que por aquel entonces tenía una Honda XRV 750 en la cual hacíamos rutas de este estilo, pero ir cargado a tope y ¡con el perro! Se me empezaba a hacer durillo cuando afrontabas zonas complicadas de campo. Si, habéis leído bien, viajábamos con nuestro querido perro Pistón (como no), un mestizo de 7 kg que falleció en 2020 tras 14 años de aventuras moteras.

Así fue como el interés creciente desde 2006 aproximadamente, se materializó en la compra de la Ural y esto fue el comienzo de nuestra andadura con los sidecares.

 Ahora ya podíamos hacer rutas los 3 cómodamente, viajar cargados (los sidecares tienen mucha capacidad de carga) y además podíamos conducirlo cualquiera de los dos (ya que ambos tenemos carnet de moto). Pero pronto vimos alguna otra ventaja como el poder dar descanso a las rodillas el que va en la “canasta” (técnicamente se suele llamar así a la parte del sidecar que va sobre el chasis y es donde va la persona/s) ya que tras muchos años y muchos km recorridos en moto los dos las tenemos algo “tocadas”.

Es sidecar nos gustó tanto que pensamos en sustituir mi vieja Suzuki GSX750F con la que hacíamos los grandes viajes por otro sidecar con más prestaciones que la Ural que nos permitiese hacer esos grandes viajes que tanto nos gustan, así fue como compramos en 2017 una R1200GS con sidecar ya montadita y lista para la acción.

Nunca me había planteado el sidecar, incluso la primera vez que me subí en uno no me gustó nada. Fue un sidecar de carretera, muy bajo y carrozado y me dio la impresión de ir en una caja de muertos. Por suerte, un amigo tenía una Ural y subirme en ella me cambió la visión. Aquello crujía, se movía, sentías el aire en la cara, aquello, sííííííííííííí.

El comprar la Ural fue por varios motivos, algunos ya los ha explicado Manuel. Otro era el poder hacer campo conduciendo yo, ya que, aunque tengo moto trail, no tengo ninguna habilidad para conducir por campo y no me gusta, porque en cuanto hay piedras, barro, vadeos,…. sufro mucho y son cosas con las que te cruzas de forma habitual en los caminos. Ahora puedo hacer campo de forma más segura. Aunque no haya hecho demasiados viajes sola por campo (ya que solemos ir los dos y entonces la mayoría del tiempo conduce Manuel) los que he hecho, habrían sido imposibles en moto y cada vez que la cojo disfruto mucho aunque acabe muerta de cansancio.

LUGARES QUE HABÉIS RECORRIDO EN SIDECAR

Para nosotros, como para muchos, el problema es el tiempo. Resulta complicado coger más de 2 o 3 semanas de vacaciones y aunque somos “grandes viajeros” por vocación no hemos podido salir más allá de la vieja Europa. Somos unos enamorados de los Alpes y siempre que podemos nos escapamos.

En 2014, ya con algo de experiencia en el sidecar, tras una transpirenaica on-off, y conociendo los Alpes después de haber ido ya en varias ocasiones en moto, nos fuimos para allá con nuestra Ural a realizar un recorrido mixto de carreteras y pistas Alpinas recorriendo, durante 20 días, especialmente los Alpes Franceses e Italianos durante que son los que permiten circular por algunos caminos (prohibido en Suiza, por ejemplo).

En febrero de 2015 estuvimos en Los Alpes en una reunión “especial” para sidecares (imposible ir en moto) llamada “Rally des Cols Blancs” recorriendo carreteras helada y con hasta 20 cm de nieve. Una experiencia única.

Con la Ural hemos recorrido mucho por el Norte de España, especialmente rutas off, como un Zaragoza-Cuenca por pistas, varios recorridos por los Pirineos (especialmente la zona de Andorra), etc etc. Nos juntamos con otros amigos que tienen otra Ural y disfrutamos de nuestras rusas por cualquier rincón con tierra o barro. Esta primavera pasada hicimos un recorrido espectacular por tierras turolenses pisteando a casi 1800 metros de altura. Gracias a las capacidades de las Ural y su 2wd puedes ir con total seguridad aunque haya mucho barro, nieve o cualquier otra circunstancia.

También asistimos a una reunión de sidecares en Beceite (Teruel) en 2013 y unos cuantos se animaron a hacer pistas con nosotros. En España hay poca gente que usa la Ural para hacer campo, y es para lo que la usamos habitualmente nosotros.

En el 2017 estuvimos en Francia, con otra pareja de amigos, en 2 Urales, en una reunión de Ural, espectacular tanto sidecar junto, y cada uno diferente.

En 2019 ya con la BMW en el garaje hicimos, como no, otro viaje a los Alpes, esta vez estuvimos 10 días en Suiza haciendo todos los puertos míticos (Nufenen Pass, Furka Pass, etc, etc). La BMW nos permite viajar más cómodos y con más especio disponible ya que tiene un generoso maletero de 200 litros (a esto hay que sumar las 3 maletas), además te permite viajar a más velocidad y poder circular sin problema por autovía para acercarte a un sitio o regresar rápido a casa. Con la Ural los cruceros son de 90-95 km/h máximo pero con la BMW puedes circular a 120 km/h sin problema.

Un viaje muy especial para mí fue una ruta off llena de barro Zaragoza-Nájera que hice conduciendo todo el tiempo con Pistón, nuestro perro, de copiloto en la Ural. Manuel y un par de amigos fueron en sus motos. Ha sido la kilometrada más larga que he hecho por campo. Casi no fui capaz de llegar a destino, pues terminé molida y con los brazos casi temblando, pero hubiera sido incapaz de hacerla en moto de campo con la situación en que nos encontramos los caminos.

¿SIDECAR O MOTO? ¿POR QUÉ?

Sin duda… ambos.

Como he comentado, también tenemos alguna moto en el garaje. M.ª Ángeles tiene una Honda NX 250 y una Suzuki GS500 (que usamos a diario para ir a trabajar) yo ahora tengo una humilde Royal Enfield Himalayan, pero he tenido todo tipo de motos desde enduros hasta motos de 1000cc de carretera. Me considero motorista hasta la médula y no concibo el mundo sin una moto en mi garaje. El sidecar es, para mí, otra moto más en el garaje pero algo “peculiar”, eso sí.

Igual que puedes tener en el garaje una moto de carretera y una de monte, puedes tener un sidecar (aunque reconozco que son un vehículo “especial” y hay que ser muy entusiasta o tener razones de peso para tenerlo en casa).

En Europa es habitual que los grandes viajeros usen la moto más en verano y el sidecar más en invierno para seguir viajando a pesar de la nieve y el hielo en las carreteras, de hecho hay reuniones a las que resulta mucho más “cómodo” (no por confort ya que el frío lo pasas igual sino por el peligro del hielo en la carretera) acudir en sidecar como la famosa Elefantentreffen o como Millevaches en Francia (hemos asistido en alguna ocasión), o las más radicales (prácticamente solo se puede ir en sidecar: Kristal Rally en Noruega o Tauertreffen en Austria.

Pero hay más motivos para tener un sidecar: si tienes algún problema físico. Conozco un par de chicos que van en silla de ruedas y usan sidecar para poder seguir yendo en moto, por ejemplo, o si quieres viajar con la familia (hay sidecares hasta de 4 plazas: 2 en la moto y 2 en el sidecar) o la mascota…

Sin duda: ambos.

Poco más que añadir. Nos sorprendió que pensábamos que el sidecar lo usaríamos en invierno sobre todo, pero no sabéis lo cómodo que es ir en camiseta, pantalones cortos, sandalias y comiendo un helado dentro del sidecar en verano. De hecho, ahora nos cuesta mucho vestirnos “de moto” con 40 grados después de haber probado el side.

Lo que echas de menos al conducir el sidecar es el inclinar y la facilidad de conducción de la moto. La moto es más manejable, pero el sidecar es muy cómodo. A veces nos cuesta decidir con qué vehículo hacemos la ruta, es lo bueno y malo de poder elegir.

MODIFICACIONES NECESARIAS PARA COLOCAR UN SIDECAR

Para poner un sidecar en una moto hay que fabricar un chasis que abrace la moto y de soporte al chasis del sidecar. Además, hay que modificar la dirección para hacerla más conducible. Lo más habitual es instalar una horquilla tipo earles o de paralelogramos pero en modelos como la R1200GS, por abaratar costes, se puede simplemente una rótula en el sistema Telelever para dar más lanzamiento a la horquilla. Además, es conveniente acortar el desarrollo debido al mayor peso a arrastrar. Por supuesto, hay que modificar toda la parte eléctrica también para trasladar intermitencias, luces y demás al sidecar.

Todo esto hay preparadores por toda Europa que lo hacen. En España hay algún profesional que se dedica a esto pero es mucho menos habitual que en Europa.

De todas formas el mayor problema ya no es realizar todas esas modificaciones sino su legalización. Es un proceso largo y costoso y mucha gente a considerar estos aspectos acaba desistiendo de la idea del sidecar. Como he dicho, hay que ser muy fan para tener un sidecar en España.

CONSEJOS PARA CONDUCIR UN SIDECAR

Los sidecares son una anécdota en el sector de la movilidad. La mayoría están homologados como motocicleta y requieren permiso de moto lógicamente y alguno hay homologado como automóvil y requiere permiso de coche.

La realidad es que es un vehículo muy peculiar y ninguna experiencia previa te prepara para conducirlo. Por desgracia no hay cursos de aprendizaje en España aunque en Francia sí que he visto alguno.

La única opción posible es buscar toda la información disponible en la red (hay algún foro a nivel nacional pero con poca participación) e intentar salir con las ideas claras cuando conduces por primera vez un sidecar.

De todas formas es muy distinto el comportamiento de un sidecar básico o antiguo de un sidecar moderno y “completito”. Puedes encontrar Hondas Goldwing con sidecar que dan total seguridad en su conducción y una Ural rusa por ejemplo es bastante más “insegura”.

¿Consejos? Pues básicamente resetear la mente y empezar desde cero con mucho cuidado y precaución, y como he dicho intentar salir con los “deberes” hechos en cuanto a saber cómo conducirlo. Es interesante cuando se está aprendiendo, sobre todo si no se lleva a nadie en la “canasta” (en el sidecar) lastrarlo con peso ya que hay una tendencia natural a que se levante en las curvas a derechas, por consiguiente si llevamos un pasajero este debe ir en el sidecar y no de acompañante en la moto.

No puedo resumir aquí todos los consejos que daría pero recomendaría ir a un sitio seguro y cerrado, a poder ser, para experimentar las reacciones del sidecar ya que según aceleras, cortas gas o frenas de delante o de detrás aparecen unas reacciones que si sabes controlarlas pueden ayudarte en la conducción o hacer que conducir un side sea un suplicio y peligroso.

Consejo uno: Aunque pienses que sí, no sabes conducir un sidecar aunque lleves toda la vida en moto.

Dos: al principio, no planees rutas largas si no estás fuerte como un toro. El sidecar cansa, mucho, principalmente hombros y brazos. Lleva algo con azúcar y descansa o puedes quedarte sin fuerzas para tomar una curva.

Tres: Que no, que aunque parezca fácil, te digo que no te fíes durante el primer año o te estamparás.

¿QUÉ TENÉIS EN CUENTA AL PREPARAR UN VIAJE?

Básicamente es como en la moto pero… ¡con mucho más sitio para llevar cosas! Y, eso sí, con la confianza que da el saber que no vas a tener caídas “tontas” de estas que se dan en parado o casi en la moto, es habitual en verano poder llevar ropa más ligera y cómoda si circulas por sitios “lentos”. En este sentido cuando compramos nuestro primer sidecar pensábamos en usarlo más en invierno pero luego nos hemos dado cuenta de que en verano también es muy usable por el tema de la comodidad en la ropa. Evidentemente en autovías y vías rápidas conviene ir equipado con ropa de moto.

Mecánicamente el sidecar requiere más cuidados que la moto así que en viajes largos hemos llevado alguna pastilla de freno de recambio y alguna cosa más de mecánica, pero nada extraordinario.

Alguna pastilla de freno dice, jajajjaj. Teníais que ver cómo nos miraban en un camping en Italia cuando desplegó toda una manta en el césped y le hizo un reglaje de válvulas, le cambió el aceite y desmontó media Ural para hacerle una revisión. Eso sí, después ha realizado algunas mejoras para que el mantenimiento sea más espaciado. También llevábamos una goma de repuesto, más la rueda de recambio que viene de serie. Con lo que pesamos y lo cargados que íbamos, las ruedas no duran demasiado. Me vais a dejar que presuma un poco, dudo mucho que haya alguien en España que sepa más de urales que él.

Con la BMW el material para mantenimiento es diferente, aunque nos dejó tirados una vez por una porquería de pieza de 2 euros y ahora la llevamos de recambio.

Para preparar el viaje. Elegimos destino, ajustado a los días disponibles. Miramos presupuesto. Decidimos vehículo-vehículos, esto último condiciona el equipaje que llevamos. El resto solemos hacerlo dividiendo tareas. Habitualmente Manuel se encarga de preparar la ruta y yo el equipaje y seleccionar alojamiento.

Cuando íbamos los 3 muchos días, era complicado hacer camping, normalmente elegíamos un par de ubicaciones y un alojamiento en cada una. Lo tomábamos de base e íbamos haciendo excursiones de día por la zona, aunque hicimos un viaje en el 2014 de 19 días por los Alpes en camping. Si vamos de camping, últimamente siempre lo hacemos en sidecar.

Aunque no os lo creáis, muchas veces lo más complicado es elegir casco. En sidecar, es más cómodo un casco tipo jet (bueno, eso sí) porque los integrales o los convertibles molestan con el respaldo del sidecar, pero en invierno un jet es algo frío. En mi caso siempre llevo el jet, y en invierno utilizo sotocasco y un buf de lana que fue un regalo. Os lo recomiendo encarecidamente. Es un buf que va “retorcido”, tapa cualquier entrada de aire por el cuello. Últimamente me estoy planteando un jet de carbono que pesa menos (los años no perdonan y el cuello se cansa).

Lo bueno del sidecar es que puedes echar de todo “por si acaso”. Llevamos hasta un paraguas en la BMW que tiene el maletero un poco más grande. Aparte de la capacidad del maletero, también llevamos una maleta grande en la parrilla de la moto, incluso bolsa sobre depósito pequeña en la Ural. Cuando venía el chucho había que cargar un transportín de tela para poder entrarlo a los bares, su cama y comida para todos los días, aparte de tarros para el agua. Todo eso también lo hemos llevado en moto “sola”, con el perro en un transportín en el lugar de la maleta de atrás, por lo que el sitio era muy ajustado.

MOMENTOS ESPECIALES VIVIDOS CON VUESTRO SIDECAR

Señalando 3 momentos especiales;

1º-El día que nos entregaron la Ural y la primera ruta. Inolvidable y peligroso a un tiempo. Coincido 100 %, es el primer momento que me ha venido a la cabeza. Esos nervios de la primera conducción, ese recto en una curva, ese medio metro que se elevó el sidecar…

2º-Alcanzar la cima del col de Somelier (es la pista donde se celebra la reunión de la Stella Alpina) con la Ural: 3000 metros.

También, es una anécdota que contamos muchas veces, el tener que ir empujando como si fuera un patinete con una pierna en el side-moto y con la otra ayudando a que empezara a subir y teniendo que montarnos cuando ya se había puesto en marcha. Echamos unas buenas risas. Además, ese viaje fue especial porque Pistón estaba pachucho y se recuperó oyendo a las marmotas y con la variedad de olores que había.

3º-Recorrer los Alpes en invierno, en 2015 también con la Ural, en el viaje al Rally des Cols Blancs, con las carreteras llenas de nieve y hielo.

Para mí el tercer momento es el viaje a los Alpes del 2019, ya que fue el último gran viaje de nuestro chiquitín, y… buf, no puedo seguir.

¿POR QUÉ SE VEN TAN POCOS SIDECARES EN ESPAÑA?

No creo que sea una cuestión de fácil respuesta. Por un lado está el precio: mucha gente cuando le dices lo que puede costar un sidecar se quedan sorprendidos, otros contestan que “por ese precio me compro….” ya que se da más valor a otras cosas; por otro lado está el tema del espacio ya que ocupa como un coche tipo Smart y necesitas sitio para guardarlo. Además, en España no hay mucha cultura de viajar “en familia” y el side es un vehículo muy “familiar”. En general, aquí se prefiere la moto y el uso es más individual.

Hacen falta razones de “fan” o muy contundentes para tener un side en España.

Aparte de lo que ha dicho Manuel, creo que no está de moda, y si no ves algo, no te lo planteas como opción. Tampoco hay muchos mecánicos que entiendan de sidecares y a la gente le da miedo tener un problema y no encontrar un profesional que se lo solucione. Por suerte, nosotros tenemos el mecánico en casa.

PRÓXIMOS OBJETIVOS

Así, a corto plazo, este Julio de 2021 (en unos días) haremos una ruta con la BMW por Picos de Europa (otro lugar que nos tiene enamorados y ya hemos ido unas cuantas veces). De ahí iremos a la zona de Lago de Sanabria (estuvimos hace años en la concentración de motos bastantes veces y también es un lugar que nos gusta mucho), luego entraremos en Portugal e iremos hacia la Sierra de la Estrella y finalmente vuelta a casa pasando por el también mítico Valle del Jerte y otras tantas zonas bonitas. (En siete días).

En septiembre esperamos acudir a una reunión de sidecares Ural a nivel Europeo en los Alpes Franceses. Ya hemos estado en otras ocasiones y da gusto reunirse con gente de toda Europa y ver como más de 100 Ural ruedan juntas. Si el mundillo del sidecar es especial, lo de las Ural no tienen nombre: cada una es tan exclusiva como su dueño, con preparaciones al gusto y llenas de modificaciones ¡Un espectáculo!

Si hablamos de proyectos a medio plazo, si podemos, en 2022, la idea es hacer un gran viaje con la BMW por Suecia, Finlandia y Noruega incluida, como no, la visita al mítico Cabo Norte, algo que tenemos pendiente desde hace demasiado tiempo. Lo bueno de ir con sidecar a un viaje tan “caro” es que puedes llevar mucha comida y equipaje.

A largo plazo (sin fecha) tenemos en mente un viaje por Rusia y Mongolia con la Ural, de hecho  M.ª Ángeles está aprendiendo ruso para facilitarnos un poco las cosas. (En ratos sueltos y con aplicaciones, nada oficial, al paso que voy, no sé si servirá de algo). Creo que acabaremos antes si conseguimos convencer a una pareja de amigos para que nos acompañen, ya que ella es rusa. Por cierto, estábamos con ellos la primera vez que fuimos a una concentración de sidecares a conocer la Ural.

Y un viaje cruzando Canadá de punta a punta, alquilando allí una Ural si es posible, si no, en moto.

Ya que hablamos de moto, me estoy planteando volver a tener moto “gorda”, pues llevo un par de años con la Himalayan y echo de menos tener algo más grande…Al fin y al cabo ¡No solo de sidecar vive el hombre! Jajaja.

PARA CONOCEROS MEJOR ¿Qué hacéis cuando no estáis con el sidecar o moto?

Yo (Manuel), cuando no estoy conduciendo estoy “mecaniqueando” ya que todo el mantenimiento y puesta a punto de las motos y sides lo hago yo mismo y con la cantidad de km que hacemos al año siempre hay algo que hacer en las motos,  o preparando tracks para futuras rutas y viajes. Fuera de las motos sigo con las dos ruedas ya que me gusta mucho salir en bici, hace años hacía buenas rutas pero ahora me he “dejado” un poco y me he pasado a la bici eléctrica, una herramienta que te da muchas posibilidades.

Pues en los últimos tiempos, cuando no estamos en moto, estudio (oposiciones). La verdad es que la única afición es la moto, buscar alojamientos para las rutas o sitios interesantes de visitar por la zona que vamos a ir, de vez en cuando hacer de ayudante para Manuel con la mecánica, navegar por internet leyendo cosas que me parecen interesantes y ver alguna serie en televisión. Ah! Y la cocina y la alimentación, me gusta cocinar, aunque ahora no hago cosas tan elaboradas como antes. Me gusta leer libros de cocina, buscar recetas nuevas (pero reconozco que no lo practico demasiado ahora). Cuando estaba el bicho todos los días salíamos a dar buenos paseos.


Hasta aquí, esta entrevista narrada en primera persona de Mª Ángeles y Manuel. Gracias por participar es este blog familiar y poder conoceros un poquito más, acercándonos el mundo del sidecar. Gracias por ofrecer vuestros consejos, experiencias, emociones….

¡Gracias por estar ahí!

4 Respuestas

  1. pep dice:

    Buenas Mª Angeles y Manuel.
    Siempre es bueno hablar del tema side , el problema es que en este lado de los Pirineos, el side esta un poco olvidado…..
    Nos vemos en el proximo”Rally des Colls Blancs” ??
    Super buen reportaje, felicidades a Sentido Motero y tambien a vosotros ..

  2. ¡Hola sentidomotero (Fernando y Arantza)! Encantados de “leernos” en vuestro blog y de colaborar un poquito a difundir el sidecar por el mundo motero. Si cualquier lector/a tiene dudas que las ponga y trataremos de contestarle lo mejor posible.
    ¡Gracias de nuevo por todo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Podemos ayudarte?

La ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que utilizamos cookies propias y de tercereosSi continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Cerrar