Ruta del Mes -Mayo-

Ruta del Mes -Mayo-

El primer fin de semana de Mayo nos llevó a recorrer parte del Pirineo Navarro con nuestras motos. Cruzando esa frontera natural que nos separa del país vecino, disfrutamos del espectáculo que nos ofrece esta cordillera en plena primavera.

Como viene siendo costumbre, nos reunimos en el punto de inicio, esta vez Villava, desde distintos lugares de procedencia. Será por las motos, los paisajes, el ambiente… pero siempre tenemos ganas de juntarnos con los que ya son amigos y, con los que sin duda, lo serán al finalizar el día.

Comenzábamos el día con algunas de las carreteras más moteras de Navarra. Recorriendo el valle de Erro y su serpentenante carretera, llegamos jugando con el asfalto hasta Roncesvalles y la frontera con Francia atravesando el puerto de Ibañeta.

De curvas ya estábamos saciados, pero nuestros estómagos necesitaban energía antes de abordar el próximo tramo. 

Por delante… estrechas carreteras, o más bien caminos asfaltados, que nos llevaron a las zonas más altas de esta parte de los Pirineos, en esta ocasión por la parte francesa. Caminos que dan acceso a espectaculares e interminables valles de color verde en esta época del año, lo que hizo inevitable una parada para inmortalizar el momento como fue el caso de la Cruz de Thibault.

Un camino cualqueira en Pirineos
Cruz de Thibault

Sin poder cerrar los ojos, por no perdernos ni un segundo de este paisaje, continuamos rumbo de nuevo a Navarra. Nuestro siguiente objetivo, visitar la Fábrica de Armas de Orbaizeta, uno de los lugares más famosos dentro de la Selva de Irati donde además pudimos degustar y comprar un rico queso del lugar.

 

Fábrica de Armas de Orbazeta

Desde este punto y sin dejar de lado las retorcidas carreteras de Navarra, nos esperaban en el Hostal Orialde en Otsagabia. Uno de los pueblos más bonitos de Navarra, a la vez que de los más moteros, y una de las puertas de entrada a la Selva de Irati fue el lugar perfecto donde realizar un alto en el camino y reponer fuerzas.

Así que, arrancamos de nuevo motores para calentar los neumáticos en las curvas de las Abaurreas y Jaurrieta. Un trayecto sinuoso que hace las delicias de cualquier motero.

Uno de los momentos que más gustan del día. No todo es andar en moto, también las charlas con los compañeros es algo que gusta, y una buena ruta tiene que tener estos momentos. Contarnos historias, conocernos un poco mejor y compartir anécdotas es lo que une a los Ruteros del Mes. 

Por eso las sobremesas se alargan y se alargan, pero nos sigue quedando mucha carretera por delante con algunos rincones también muy especiales de Navarra. 

Desviándonos por estrechas carreteras, escapando del tráfico, llegamos a la Foz de Burgui. Uno de esos lugares donde reina la naturaleza en estado puro, uno de esos lugares que siempre te sacan una sonrisa mientras conduces tu moto disfrutando de semejante belleza.

Foz de Burgui

Y como colofón final… la antigua carretera del pantano de Yesa nos ofrecía sus curvas por si no habíamos tenido suficiente. Un tramo en el que sabemos que el tráfico circula por la autovía, dejándonos libertad para rodar a placer hasta el momento de las despedidas.

Con Ruteros de distintos puntos de origen, una última parada en Yesa fue el lugar para ir poniendo rumbo a casa después de un excepcional día de motos y amigos.

Como siempre un placer compartir ruta en el mejor ambiente y con amigos. ¡Nos vemos en la siguiente!

¿Te apuntas a La Ruta del Mes de Junio? Pincha en el siguiente enlace y accederás al grupo de Whatsapp. 

¡Te esperamos!

Compártelo en tus redes
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email