REPARAR UN PINCHAZO EN MOTO

En esta ocasión, queremos enseñaros cómo reparar un pinchazo en un neumático “tubeless” (sin cámara) con un kit de reparación. Pueden encontrarse en cualquier tienda especializada o a través de internet, incluyendo todo lo necesario para reparar y poder seguir el camino.

Pinchazos en moto

Un pinchazo es la avería más habitual en carretera. No suele ser grave, normalmente el neumático va perdiendo presión lentamente. La primera causa de que un objeto se incruste y atraviese nuestro neumático es circular por zonas sucias como arcenes y cunetas, lugar donde va a acabar los restos y suciedad de la carretera empujados por el tráfico.

Así que, ya sabéis lo que tenéis que evitar, pero no siempre es posible. En las grandes ciudades suele ser costumbre circular por los arcenes para escapar de los atascos. Esta práctica, con la nueva reforma de tráfico, queda permitida en zonas de frecuente congestión y a una velocidad máxima de 40 km/h.

La segunda causa es ponérselo fácil a estos objetos estirando la vida útil de nuestras gomas. De esta manera, iremos reduciendo la cantidad de caucho que el elemento tiene que atravesar, siendo más fácil que llegue a cruzar todas las capas.

Como curiosidad, os contaremos que la estadística dice que es la rueda trasera la que se lleva la peor parte. Parece que la rueda delantera se encarga de levantar el clavo o tornillo y la trasera… se lo “lleva puesto”.

Tornillo alojado en rueda trasera

Pero como no podemos elegir cuándo y dónde pincharemos, cosa que no estaría mal, siempre es recomendable llevar el kit anti-pinchazos, comentado anteriormente.

Pensados para llevarlos en la moto, suelen ocupar poco espacio y contener todo lo necesario. Por un precio medio de unos 30€ contaremos con:

  • 1 Berbiquí (punzón con lima)
  • 1 punzón para introducir la mecha
  • Mechas (tiras de goma)
  • Pegamento (algunos)
  • Cuchilla
  • Bombonas de CO2
  • Adaptador para la válvula
Kit anti-pinchazos

(Recomendamos buscar un kit que incluya un alicate, muy útil para extraer el objeto en cuestión.)

Con todo lo necesario, nos dispondremos a reparar el pinchazo:

Paso 1: En primer lugar, localizamos el objeto que ha causado el pinchazo para extraerlo con ayuda de los alicates. Algunos Kits incluyen una tiza, algo que resulta muy útil para marcar primero la posición antes de extraerlo, ya que luego puede que nos cueste encontrar el agujero.

Paso 2:  Procedemos a agrandar el orificio con el berbiquí, un proceso que requerirá algo de fuerza y energía para preparar la zona y así poder introducir después la mecha que taponará el agujero.

Paso 3: Es el turno de la tira de goma. Primero, la colocaremos en la segunda herramienta con forma de punzón (berbiquí) de manera que, una vez “enhebrada”, cuelgue igual por ambos lados. Si el kit trae pegamento, es el momento de colocar un poco sobre la mecha.

Mecha enhebrada

Paso 4: Introducimos el punzón con la tira de caucho hasta que únicamente sobresalgan las puntas, y lo extraeremos con cuidado, para que solo queden los extremos fuera y no arrastremos demasiado material. 

Paso 5:  Cortamos el sobrante con la cuchilla. No hace falta que sea al ras, el asfalto se encargará de desgastar el resto.

Paso 6: ¡Momento de inflar nuestra rueda! Si hemos podido llegar hasta una gasolinera, estamos de suerte, podremos usar el compresor. En caso contrario, haremos uso de las bombonas de CO2 que vienen con el conjunto o de un compresor portátil que también podemos llevar en la moto.

Si tenemos que utilizar las bombonas, una de ellas llevará puesta una funda, un protector para sujetarla que cuando la “activamos” se congela momentáneamente. Úsala y cambia la funda para la siguiente bombona. Este proceso se realiza utilizando el adaptador para la válvula donde enroscamos las bombonas de aire.

¡YA ESTÁ, PINCHAZO REPARADO!

Normalmente las bombonas no son suficientes para conseguir una presión adecuada, pero nos permitirán llegar a la gasolinera más cercana para poner a punto la presión del neumático.

No diremos que se arregla en 10 minutos, o sí… depende de tu maña y práctica. Pero es algo fácil de hacer incluso la primera vez, y hará que tu salida o viaje no se arruine por algo que puedes solucionar tú mismo/a.

Hagamos un repaso rápido del proceso:

  1. Localizamos el pinchazo en nuestro neumático.
  2. Ensanchamos el orificio con la herramienta (Berbiquí).
  3. Enhebramos la mecha de caucho en el punzón.
  4. Introducimos la mecha (ponemos pegamento si tenemos).
  5. Cortamos las puntas sobrantes.
  6. Hinchamos el neumático con el adaptador y las bombonas de CO2.

Ahora, ya tenéis todos los pasos para poder convertir un imprevisto que puede terminar con tu salida, en una simple anécdota para tu próxima reunión motera.

3 Respuestas

  1. Gabriel dice:

    Yo no lo he sufrido en mi moto pero algún compañero si. He visto hacer el proceso y es realmente rápido y sencillo. Y como decís, llevar el kit fue salvar la salida del domingo… o el viaje a miles de kilómetros de casa. Saludos

  2. Iván dice:

    Lo poco que cuesta y que no esté tan extendido. Si se hace en un momento y te puede salvar de una buena!

    • Sentidomotero dice:

      La verdad es que es la diferencia entre llamar a la grua y terminar el día, o continuar tu camino en unos minutos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Podemos ayudarte?

La ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que utilizamos cookies propias y de tercereosSi continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Cerrar